The De-feminization of Poverty: The Secretary for Social Integration's Big Bet [español abajo]

Xinia Rocío Navarro Prada

The pandemic has significantly increased the poverty rate among women, widened the gender pay gap, and intensified women's care work.

Studies by the National Administrative Department of Statistics and Quanta show that in 2020, the unemployment rate rose 5.4%, jumping from 10.5% to 15.9%. While this figure continues to increase into 2021 for women (now 21%), most systematically affected by the pandemic, men’s unemployment fell to 12%. According to the Large Integrated Household Survey (2020), women dedicate an average of 8 hours a day to caregiving, while men dedicate just over 3 hours. This trend demonstrates that poverty alleviation strategies should focus on structurally addressing the feminization of poverty.

The 2020-2024 City Development Plan, 'A New Social And Environmental Contract for the 21st Century,' sets out to reduce monetary and multidimensional poverty while specifically targeting the feminization of poverty. The Secretary for Social Integration governs social policy on these matters and is committed to addressing the inclusion of those who are thought to be well below the poverty line and on the fringe of vital welfare services.

To meet objectives, the Secretariat has designed programs under its ‘Comprehensive Social Territorial Strategy,’ to promote equality in the areas of health rights, education, in-job training, and overall quality of life. At the heart of this endeavor, special attention is given to women who so often act as the head of the household.

It is important to understand why women have been so disenfranchised. Women play a crucial role in the household, and in some cases, they must not only maintain and provide for themselves but for those around them. As a result, they often find less time and fewer opportunities than men in a competitive workplace to thrive. Even education is not a given, and thus, this kind of disparity often fundamentally alters a person’s entire trajectory.

In the 1990s, during the IV United Nations Conference on Women, the data highlighted the financial gaps between men and women. Unsurprisingly, women have limited access to education and in some cases, they find it much harder to compete in the labor market.

In response, the Secretary for Social Integration has developed different approaches in the implementation of its programs and services. The aim is to not only reduce the wage gap between men and women but also promote greater access to basic services such as health, education, and employability, to name a few. This approach calls for taking into account the need for local, city, and national governments in prioritizing a gendered approach to equity.

Within the parameters of this mandate, in 2020, the Secretary for Social Integration launched the ‘Social Troop’. An innovative new program to search and identify poor and vulnerable households that are sometimes not visible, particularly those headed by women, who have a huge burden of care on their shoulders.

The program is made up of 1,500 community agents who work hand in hand with the most vulnerable communities in order to bring social services where they are most needed. They provide support and access to services and programs that will lead to the reduction of poverty among women while building a sense of community governance and active participation.

Since the creation of this initiative, the Social Troop has knocked on the doors of 115,000 low-income households (this number is expected to reach 500,000), 50,753 of which are female-headed.

The District System of Care: Freeing up women’s time which has historically been dedicated to those around them. 

The ‘territorialization’ model of the District Care System consists of the ‘Care Blocks’ that are located in housing areas within a range of 500 to 800 meters. This proximity encourages people to use the facilities and make use of the services at their disposal, which in the future will also serve as a forum for cultural change. The District Care System and its implementation are under the charge of the Secretariat for Women to ensure social fluidity and guarantee the full exercise of women's rights.

The 2020-2024 City Development Plan seeks to improve the quality of life of women by remembering the three following things:

  • Acknowledgment: The Care System seeks to reward and recognize the work that women do for the sake of those around them. This is why steps have been taken to implement actions such as conditional cash transfers.  
  • Redistribution: The mandate calls for a back-to-basics approach that addresses gender-based stereotypes based on machismo, for lack of a better word. Through spaces for pedagogical reflection we can see the need for an overhaul on how men and women see each other if only to mitigate the violence in some homes.
  • Reduction: The Care System frees up the time of women that need a breather from the daily grind. Steps have been taken to arrange new services in the care of those who require support, including the elderly, individuals with disabilities and children aged 5 or less. The goal at the end of the day is a better quality of life all around.

Among the new services that have been implemented, the borough of Usme has tried out a new public laundrette as of June this year. On top of that, the delivery of hot lunches and pre-cooked meals reduces the time devoted to food preparation and clean-up. The art of caring for yourself guarantees the care of those around you.

Our aim is that our programs and policies, including the District Care System, will allow not only for the empowerment of women but the end of poverty among women. That is why we intend to attack poverty systematically so that women can take their lives back into their own hands.

Reducir la feminización de la pobreza: la gran apuesta de la secretaría de integración social

Xinia Rocío Navarro Prada

La crisis causada por el COVID-19 ha aumentado significativamente la tasa de pobreza en las mujeres, ampliado la brecha salarial de género e intensificado las labores del cuidado en las mujeres.  

Datos del DANE y Quanta, demuestran que para el 2020 la tasa de desempleo en las mujeres fue del 15.9%, aumentando 5.4 puntos porcentuales frente al 2019 (10.5%). Para marzo del 2021, un 12% de los hombres no tuvo acceso a empleo durante el primer trimestre del año, mientras que para las mujeres, la cifra se  ubicó en 21%. Por otro lado, según la última Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT), las mujeres dedican 8 horas en promedio a las labores del cuidado, mientras que los hombres dedican 3 horas y 7 minutos. Lo anterior, establece una tendencia que demuestra claramente que las estrategias de mitigación de la pobreza, deben enfocarse en atender de manera estructural la feminización de la pobreza.

El Plan Distrital de Desarrollo 2020-2024 de la Alcaldía de Bogotá “Un Nuevo Contrato Social y Ambiental para la Bogotá del Siglo XXI”, en su propósito 1 de hacer un nuevo contrato social con igualdad de oportunidades para la inclusión social, productiva y política, establece como logro de ciudad reducir la pobreza monetaria, multidimensional y la feminización de la pobreza. En ese sentido, la Secretaría Distrital de Integración Social, como entidad rectora de la política social en Bogotá, le apuesta a cumplir esa meta a partir de la inclusión de poblaciones identificadas en condiciones de pobreza y vulnerabilidad, a los diferentes servicios sociales. 

Para esto, ha diseñado planes y programas que se ejecutan de manera integral a través de la Estrategia Territorial Integral Social, especialmente aquellos relacionados con el acceso a derechos de salud, educación, formación para el trabajo, y aquellas condiciones que mejoren la calidad de vida a partir de la participación en estrategias de cuidado. Lo anterior con énfasis en hogares pobres con jefatura femenina. 

Para la década de 1990, durante la IV conferencia de las Naciones Unidas sobre las mujeres, se expusieron datos que evidenciaban las diferencias económicas entre hombres y mujeres siendo las mujeres las que menos acceso a la educación tenían, entre otras variables, traduciéndose en la falta de oportunidades al mercado laboral calificado.

A partir de lo anterior, la Secretaría Distrital de Integración Social ha desarrollado diferentes programas para la aplicación de las estrategias y servicios orientados a  la reducción de la brecha de género en el acceso a los servicios básicos en salud, educación y empleo, a través de un enfoque diferencial de género. 

Uno de los programas más innovadores dentro de la Estrategia Territorial Social, es la Tropa Social. Pensada como la principal herramienta de innovación para el abordaje integral del territorio, fue creada en el 2020 y está compuesta por 1.500 agentes comunitarios, que realizan su trabajo de la mano de las comunidades más vulnerables, realizando validación institucional, georreferenciada y en tiempo real de las condiciones estructurales de las personas, para de esta manera acercar los servicios sociales donde son más urgentes, diferenciales y transformadores. Con la Tropa Social se han visitado 115.000 hogares pobres, de los cuales 50.753 son hogares con jefatura femenina, y se espera alcanzar 500.000 hogares. 

Es una apuesta de trabajo articulada entre los diferentes sectores del distrito, liderada por  la Secretaría Distrital de Integración Social, que busca llegar a los territorios para escuchar, dialogar y trabajar con las comunidades en la identificación de sus necesidades. Abordando los territorios de Bogotá y generando espacios de reconocimiento con las poblaciones en condición de fragilidad, vulnerabilidad social, pobreza multidimensional y pobreza oculta, en un ejercicio de lectura de realidades y necesidades como base para brindar respuestas transectoriales e integradoras, desde la participación incidente, el fortalecimiento de los procesos territoriales, el desarrollo de capacidades y la gobernanza local. 

De esta manera la tropa social ha llegado a la puerta de alrededor de 50753 hogares con jefatura femenina en la ciudad de Bogotá con el objetivo de ponerle rostro a las cifras. Producto de esta identificación se proyecta brindar acompañamiento y acceso a servicios y programas del distrito capital que permita reducir la pobreza femenina. 

El Sistema Distrital de Cuidado: Liberación del tiempo de las mujeres que históricamente se han dedicado al cuidado.

Las mujeres dedican más tiempo al trabajo de cuidado y se convierten en un grupo poblacional menos capacitado para las trabajos, que en el ámbito laboral son reconocidos mediante pago justo y que permiten a las personas llevar de forma exitosa sus proyectos de vida, lo que acaba por empobrecer a más mujeres que hombres en la ciudad; es por esta razón que atacar el origen de esa dificultad (el tiempo no equitativo que se dedica a las laborales de cuidado) aborda directamente la feminización de la pobreza.

El Plan Distrital de Desarrollo 2020-2024 busca mejorar la calidad de vida de las mujeres que se han dedicado históricamente al cuidado a través de las 3”R”.

Reconocimiento: El Sistema Distrital de Cuidado reconoce los trabajos del cuidado y a las personas que los realizan, es por ello que desde la SDIS implementamos acciones como las transferencias monetarias condicionadas entre otras modalidades y servicios sociales, que pretenden impactar en el mejoramiento de la calidad de vida de las mujeres que se han dedicado históricamente al cuidado.

Redistribución: La estrategia de transformación cultural articulada con las entidades del distrito interviene los estereotipos de género fundados en el machismo y el patriarcado que han permitido las recargas del cuidado en las mujeres. A través de espacios de formación pedagógica, y escenarios de reflexión sobre la necesidad de construir masculinidades transformadoras que reduzcan la violencia contra las mujeres, y permita distribuir las labores del cuidado en el hogar.

Reducción: La SDIS pretende impactar en la liberación del tiempo que las mujeres dedican al cuidado de esta forma ha dispuesto transformar e incluir nuevos servicios en la atención y cuidado de personas que requieren apoyo (adultos y adultas mayores, personas con discapacidad y niños y niñas de primera infancia) para que se garantice la asistencia de los cuidadores y cuidadoras a escenarios de respiro y formación. 

Entre los nuevos servicios y modalidades que se han implementado a través de la resolución 509 de 2021 destacamos las lavanderías comunitarias que iniciaron en el mes de junio del presente año en la localidad de Usme con la participación de 100 personas, la entrega de kits de comida caliente y precocida que reducen el tiempo en la elaboración de la alimentación, el arte de cuidarte que garantiza el cuidado y atención para niños y niñas de primera infancia y cuidado en casa entre otros, de esta manera respondemos a las necesidades de las cuidadoras y cuidadores.

El modelo de territorialización del Sistema Distrital del Cuidado consiste en las-manzanas del cuidado- que se encuentran en sus zonas de vivienda en un rango de 500 a 800 metros, esa cercanía facilita el uso de esos servicios prestados por las entidades del distrito y el acceso a la información, lo que a futuro permitirá un cambio cultural en los imaginarios colectivos sobre el trabajo, el cuidado y su resultado proporcional con la pobreza.

El Sistema Distrital del Cuidado, es liderado por la Secretaría Distrital de la Mujer y vincula a la mayoría de entidades del distrito capital, lo que permite la movilidad social y la garantía para el pleno ejercicio de derechos de las mujeres vinculado a la estrategia de transformación cultural y de la política pública de mujer y género. Lo que permitirá la reducción de la pobreza femenina y el empoderamiento de las mujeres en escenarios públicos y privados erradicando la naturalización de las labores del cuidado situación que ha contribuido de forma sistemática a diferentes formas de violencia y de precarización económica. Es por ello que pretendemos atacar la pobreza de manera estructural para que las mujeres recuperen sus proyectos de vida y así reducir las brechas de género en la construcción de una sociedad más justa y libre de violencias contra las mujeres.

Xinia Rocío Navarro Prada.

Secretary for Social Integration at the Mayor’s office of Bogotá.
Secretaria Distrital de Integración Social  

 

The current secretary for Social Integration, is a graduate and recipient of a Master in Public Law of la Universidad Externado de Colombia. She is also a specialist in Criminal Law from the National University of Colombia and a specialist in Police Law from the Graduate School of the Police. Between 2008 and 2012 she served as local Mayor of the borough of La Candelaria, where she promoted important social and community works.  

In 2016, she was appointed as Director of Inspection and Surveillance of the National Ministry of Labour, where she carried out rigorous work highlighting the individual and collective rights of workers. She has also served on several occasions as Deputy Minister of Labor Relations in charge and Legal Director to the same office.  

Between August 9, 2017 and December 31, 2019, she served as Bogota Councilor for the party Polo Democrático Alternativo, promoting important debates and working in favour of the most low-income and social sectors.  

In her professional and public management career, she has stood out for her direct links with communities, public speeches and social dialogue. 

La actual secretaria de Integración Social del Distrito es abogada de la Universidad Externado de Colombia, Magíster en Derecho Público de la misma Universidad, especialista en Derecho Penal de la Universidad Nacional de Colombia y especialista en Derecho Policivo de la Escuela de Posgrados de la Policía. Entre los años 2008 y 2012 se desempeñó como Alcaldesa local de la Candelaria donde potenció importantes procesos sociales y comunitarios.

En el año 2016 fue nombrada como directora de Inspección, Vigilancia y Control del Ministerio de Trabajo, donde realizó una ardua labor destacando los derechos individuales y colectivos de los trabajadores. En medio de este cargo se desempeñó en varias ocasiones como Viceministra de Relaciones Laborales encargada y Directora Jurídica de esta entidad.

Entre el 9 de Agosto de 2017 y el 31 de Diciembre de 2019 ejerció como Concejal de Bogotá del Polo Democrático Alternativo, impulsando importantes debates y efectuando gestión en favor de sectores populares y sociales de mayor vulnerabilidad.

En su trayectoria profesional y de gerencia pública se ha destacado por su vinculación directa con las comunidades, la interlocución y el diálogo social.